Sin categoría

El Autoconocimiento

Puede que el inicio de la introspección humana se halle en aquellos lejanos antepasados de rostro no tan distinto al nuestro, que desnudos en su totalidad, miraban hacia la luz de la luna en la oscura noche estrellada, sin llegar a ser conscientes de la inmensa extensión que la bóveda cósmica, representada como una magistral obra de teatro sobre sus cabezas, significaba.

O también puede que haya sido después, cuando el ser humano, siendo ya un poco más conocedor de su propio intelecto, a la par que de su limitada y mortal condición, se dio cuenta de ello: “Conócete a ti mismo y comenzarás a comprender lo que te rodea“.

La cuestión no es baladí y llama a realizar una reflexión, que de tomársela uno en serio, puede generar en su ser, un increíble viaje hacia la comprensión de los misterios que engranan la mayor parte de la maquinaria que nos mueve. O dicho de otra manera; nos posiciona hacia este o aquél razonamiento.

Sea como sea, los francmasones no tenemos duda alguna al respecto; el trabajo sobre uno mismo es casi como aquella llave que abría las mil puertas. Es la chispa que precede a ese intenso fuego interior que propicia el camino hacia la virtud.

Una virtud que en poco o nada se podría resumir. Pues solamente quienes fueron capaces de alcanzar tal grado de maestría, llegaron a la conclusión, de que la mejor manera de demostrar a los seres humanos la importancia del autoconocimiento y la introspección, no es otra que la puesta en práctica por uno mismo del estudio de su interior. Con ayuda, eso sí, de los símbolos. Y no puede ser de otra forma. Pues hablamos de rasgos que marcan cual hierro candente la piel del masón, determinando su naturaleza como la de un ser iniciático y simbólico (en todas las acepciones del término) que no ascendido, ni erudito, sino todo lo contrario.

Un humilde caminante de las sendas de la vida, que solamente desea la paz, la libertad de los géneros oprimidos, la igualdad entre los pueblos, y la Fraternidad Universal.
Entendiendo que la mejor manera para llegar a difundir este mensaje es predicando con el ejemplo, revisando en su equipaje diariamente y dejando en el camino aquellas piedras que estorban en su mochila, cada vez más llena, de buenas convicciones.

H.·. Edgar Burgos

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .